Hyundai i30 2020, constancia

4 months ago 48

And then I go and spoil it all by saying something stupid like I love you Frank Sinatra (The World We Knew, 1967)

Sus dedos se deslizaron por un momento acariciando las letras: «Steinway & Sons». Luego se sentó en su sitio. A tientas. Aún a oscuras, oculto por el telón y con las manos apoyadas en las rodillas y la cabeza inclinada hacia adelante. Cerró los ojos. Esperando. Sus dedos se movían de forma inconsciente tejiendo acordes sobre sus piernas que luego tendrían que repetir sobre las anacaradas teclas. Recordó cómo había definido estos instantes en una charla que no sabe muy bien por qué había dado en la universidad hace algunos años: «es lo más parecido al purgatorio. La muerte te llega justo al dar el primer paso sobre las tablas del escenario. El corazón deja de latir.  Luego la eternidad mientras esperas que se abra el telón. Segundos interminables en los que asaltan las dudas, la irritación de garganta y el síndrome del impostor. Luego un foco como la luz del mas allá que te estuviera mostrando el camino. Un anticipo de aplausos a interés fijo. Finalmente la actuación que desemboca en el cielo… o en el infierno. Y eso durante cuarenta años».

En esos momentos los sentidos de Lucius lo absorbían todo: el olor del barniz de la madera, del tabaco que empapaba su vieja chaqueta, la presión de su sombrero, el tacto de su pantalón de pana, el peso de sus hombros y el sabor del trago de bourbon justo antes de salir del camerino. Luego todas las señales de su cuerpo que le recordaban cada vez más a menudo que los años le habían atravesado sin que él se hubiera preocupado en exceso por cuidarlo. Dolores que pronto se desvanecerían al abrir el telón. Como tantas veces. Intentó dejar la mente en blanco flotando entre melodías y el ritmo sincopado de las primeras notas que debían salir de sus dedos y de improviso se dio cuenta de que no recordaba dónde estaba. Un sentimiento de vértigo le invadió cuando intentó reconstruir los acontecimientos. Nada. Abrió los ojos pero la oscuridad seguía allí. ¿Cuánto tiempo había pasado? Entonces se dio cuenta de una cosa. Su corazón ya no estaba latiendo.

Cuando uno se para a analizar el avance de los fabricantes surcoreanos en Europa la verdad es que su crecimiento es sorprendente, pero igual de sorprendente es quizás su adaptación a los gustos y al estilo occidental para conquistar mercados fuera de oriente. Hyundai es un verdadero gigante automovilístico capaz de producir en su planta de Usan nada menos que 1,6 millones de vehículos que vente a 193 países.

Modelo analizado Hyundai i30
Motor y acabado 1.5 TGDI 48V 160 CV N-Line
Potencia 160 CV
Velocidad máxima 210 Kmh
Aceleración o-100 8,4 s
Largo/ancho/alto 4340/1795/1455 mm
Potencia máxima RPM 160 CV a 5.500 RPM
Par máximo Nm/RPM 253 Nm 1.500 RPM
Caja de cambios Manual 6 marchas
Web https://www.hyundai.es/
Precio 26.370  euros

 

Pero es que Hyundai, además de acomodarse en el mercado Europeo también ha abanderado la electrificación dentro de la industria con una gama amplia de vehículos eléctricos e híbridos. Uno de los grandes éxitos de ventas de Hyundai es sin duda su modelo i30, un coche diseñado para el competido segmento C tan popular en Europa lanzado en el año 2007 y cuya última actualización hemos podido analizar. En este caso con un motor que dispone de una hibridación ligera tan de moda en el mercado del motor.

Se trata del nuevo Hyundai i30 con un motor TGDI de 1.5 litros de cilindrada que rinde 160CV y que se asocia a un motor eléctrico de 48V que asiste al motor de explosión como veremos más adelante. No es una renovación de la gama sino una actualización tanto estética como de equipamiento así como una revisión de la gama de motores entre los que se encuentra el propulsor que equipa el modelo que hemos tenido la oportunidad de probar.

Aires de cambio

Externamente este nuevo i30 supone toda una modernización estética con respecto a la generación anterior que ya tuvimos ocasión de probar. Los retoques se dejan notar sobre todo en la parte delantera. Aunque la configuración de la parrilla y los grupos ópticos guardan un cierto aire de familia los cambios son decisivos para mostrar unas pinceladas más deportivas y modernas. La parrilla (en color negro en la versión N-line que probamos) ya no tiene marco, los faros son más afilados y en la parte inferior se han dispuesto tres tomas de aire nuevas y un parachoques de nuevo diseño.

En el lateral podemos apreciar más volúmenes en la carrocería sobre todo en la línea que va desde el parachoques delantero, sigue por los pasos de rueda y continúa por la parte inferior de las puertas hasta el paso de rueda trasero. El perfil es prácticamente el mismo que el de la generación anterior pero con estos toques dinámicos tiene un aspecto en general más deportivo. La parte trasera en cambio es prácticamente idéntica salvo por el diseño del parachoques y el spoiler trasero y la colocación de los reflectantes.

Pocos cambios dentro

En el interior las cosas han cambiado poco con unos acabados prácticos con materiales simples pero que son agradables al tacto. Como en la generación anterior en el centro del salpicadero encontramos la pantalla táctil dispuesta en modalidad «flotante» sobre las boquillas de ventilación centrales. Los mandos del sistema multimedia a los lados de la pantalla siguen siendo prácticos y facilitan mucho el manejo del sistema sin que sea necesario navegar por los menús para acceder a las funciones esenciales.

El sistema de información y entretenimiento ahora es compatible con Apple Car Play y Android Auto en su modalidad inalámbrica además de ser compatible con el sistema de control a distancia de Hyundai Bluelink Connected Services. Se trata de un servicio por suscripción (gratuita los primeros cinco años) que permite recibir información del coche como su ubicación y controlar ciertas funciones desde el móvil como la apertura de puertas o activar la climatización.

Tras el volante los indicadores de velocidad y revoluciones así como la pequeña pantalla de información son idénticos a los de la versión anterior y por tanto muy legibles y prácticos aunque muchos modelos de la competencia ofrezcan pantallas digitales para la misma tarea. Hay otras versiones del i30 que sí disponen de una pantalla de 7 pulgadas que sustituye a la instrumentación tradicional. También se puede elegir una pantalla de hasta 10 pulgadas para el sistema multimedia (nuestro modelo disponía de una pantalla de 8 pulgadas).

Hyundai ha equipado el i30 con todos los sistemas de ayuda a la conducción que ya conocemos de la marca en los que podemos destacar el sistema activo de luces largas, frenada de emergencia, cambio activo de carril, el control de crucero activo. Este último se completa con un curioso sistema que mediante la detección por radar avisa si estamos parados y el coche de delante se pone en movimiento. Es un simple pitido que puede ayudarnos a espabilar en las esperas de los semáforos o los atascos.

Toques deportivos

En este acabado deportivo N-line destacan el diseño del volante más grueso y deportivo con pespuntes en color rojo y la letra N en la parte inferior, y el de la palanca de cambios, en nuestro caso de la transmisión manual de seis velocidades, también decorado con pespuntes rojos y con la letra N y con toque deportivos en color rojo. Por lo demás también es una palanca muy cómoda de usar y bastante preciosa que invita a un uso deportivo.

En la versión que probamos el acabado N-line ofrece unos asientos con costuras en color rojo y la letra N bordada para la parte delantera. Tienen un diseño deportivo con laterales que sobresalen más que en los asientos que probamos en la versión anterior. Este realce se ha diseñado para sujetar con mayor eficacia en curva, sobre todo a la altura de los hombros. Sin embargo los asientos anteriores ya eran suficientemente eficaces en este punto por lo que queda prácticamente como un detalle estético.

En la parte trasera y dado el tamaño del coche dos adultos pueden viajar cómodos con un espacio para las piernas aceptable y algo mayor en lo que respecta a la altura. Para la parte de atrás en nuestro modelo no dispondremos ni de salidas de ventilación (que sí estaban presentes en el modelo que probamos de la generación anterior) ni conexiones USB para la carga de dispositivos. Tampoco hay demasiado espacio en los huecos portaobjetos de las puertas y dispone de un apoyabrazos abatible con los posavasos correspondientes.

Maletero como el de antes

El maletero sigue siendo de 395 litros, una capacidad aceptable aunque no sobresaliente. Al igual que en la generación anterior el espacio es muy aprovechable y dispone de una bandeja para colocar el suelo del mismo a distintas alturas para variar la capacidad del mismo y la del espacio de almacenamiento que queda oculto. Al abatir los asientos podemos ampliar la capacidad hasta los 1.301 litros, también la misma cifra que en la generación anterior.

Para la prueba dinámica lo primero es tener en cuenta de que el modelo que probamos disponía de un propulsor micro híbrido, es decir, que equipa un motor de gasolina y otro eléctrico que por sí solo no es capaz de mover el coche. Una vez puesto en marcha el motor es silencioso, no porque arranque en modo eléctrico (este sistema de propulsión no dispone de esa posibilidad) sino porque el motor de gasolina funciona con suavidad y la insonorización es buena para un coche de esta categoría.

Agilidad

El motor se muestra ágil y hasta con algo de nervio, aunque quizás un poco por debajo de lo que se espera de un motor de 160 caballos para un coche del tamaño del i30. La caja de cambios es bastante rápida y precisa lo que favorece que podamos alcanzar un buen ritmo de marcha con este i30 sin ninguna de las sensaciones asociadas a un coche híbrido… Una peculiaridad de esta caja de cambios es que detecta si no tenemos pisado ningún pedal y en ese momento desconecta la transmisión para que el coche avance por sí solo. Una función que puede contribuir a ahorrar combustible en trayectos por autopista.

Al conducir el único momento en el que notaremos el sistema híbrido es al levantar el pie del acelerador ya que el coche retiene algo más que un coche de gasolina normal y se escucha un zumbido muy leve del sistema que está recargando la batería. Nos ha gustado mucho el tacto de la dirección y el aplomo del coche en curva, quizás por la versión N que es más deportiva, aunque también es bastante confortable en carreteras con irregularidades, por lo que el equilibrio es muy bueno.

Las diferencias en el consumo no parecen demasiado grandes con respecto a un motor de similares características sin hibridación. Sin ir más lejos las cifras de consumo mixto declaradas por la marca son de 5,5 litros a los cien kilómetros para la versión gasolina de 120 caballos sin hibridación y 5,3 litros en la versión de la misma potencia microhíbrida (no hay versión sin hibridación de 160 caballos) por lo que la sensación parece que corresponde con la realidad. Algo más de diferencia notamos en ciudad, ahí sí que los consumos son más bajos.

Conclusiones Hyundai i30

Con esta nueva generación del i30 Hyundai no ha revolucionado este modelo en ningún aspecto pero sí ha hecho cambios muy interesantes. El primero y nada banal es el de modernizar su aspecto para darle un toque de dinamismo que le permiten competir en un segmento en el que todos los fabricantes hacen de una otra forma guiños a la deportividad. Los cambios le han sentado muy bien al i30 que puede esperar tranquilo a la próxima generación.

El segundo aspecto es el de las motorizaciones que han recibido las nuevas mecánicas micro híbridas que son parte de la estrategia de electrificación de la casa, quizás la apuesta más tímida ya que Hyundai dispone de todas las opciones, desde estos motores de hibridación ligera hasta una completa gama de eléctricos puros. El 1.6 turbo que probamos es un motor potente y convincente que sin embargo no se beneficia demasiado con la micro hibridación.

Valoración final
7.8 NOTA
NOS GUSTA
Buen comportamiento dinámico Motor eficiente
A MEJORAR
Consumos no demasiado bajos
RESUMEN
Este i30 es una digna continuación de un coche que promete seguir dando guerra en el segmento C con mucha tecnología, un diseño actualizado y motorizaciones micro híbridas
Prestaciones7.5
Diseño7.5
Consumo7.5
Confort8
Sistema de infoentretenimiento8.5
Hyundai i30

 

La entrada Hyundai i30 2020, constancia es original de MuyComputer

Read Entire Article